Responsabilidad Ambiental, Compromiso de Todos.

El planeta enfrenta problemáticas en materia ambiental y la protección del mismo es una responsabilidad conjunta que implica una relación entre lo público y lo privado. La deforestación, la incontrolada generación de residuos, la contaminación del aire, la escasez del agua, y el cambio climático son solo algunos de los ejemplos de la grave situación que vivimos. Por mucho tiempo hemos vivido carentes de conciencia y responsabilidad y de no actuar pronto las consecuencias serán irreversibles y de difícil manejo en un futuro a corto plazo.

El planeta enfrenta problemáticas en materia ambiental y la protección del mismo es una responsabilidad conjunta que implica una relación entre lo público y lo privado. La deforestación, la incontrolada generación de residuos, la contaminación del aire, la escasez del agua, y el cambio climático son solo algunos de los ejemplos de la grave situación que vivimos.  Por mucho tiempo hemos vivido carentes de conciencia y responsabilidad y de no actuar pronto las consecuencias serán irreversibles y de difícil manejo en un futuro a corto plazo.

Cada país debe contribuir a la recuperación ambiental involucrando al Estado, la población, las ONG y el sector privado. De esta manera en una tarea conjunta y coordinada buscar soluciones que propendan a la conservación y protección del ambiente.  En este sentido, el sector empresarial deberá convertirse en un aliado de su gobierno  adquiriendo  una conciencia y una visión ética que valla más allá  del cumplimiento legislativo en su país o su objetivo económico.

El compromiso y la cooperación del sector privado que involucra en su gestión productiva las necesidades sociales y la protección del medio ambiente, entendiendo que su actividad depende de los recursos que utiliza de su entorno, es entendido como Responsabilidad Social Empresarial. Muchos empresarios han entendido la correlación  positiva entre la aplicación de Responsabilidad Social Empresarial y la rentabilidad debido a que contribuyen con un valor agregado a generar beneficios comerciales, laborales, financieros, que permiten considerar su ayuda como una inversión y no un gasto.

El sector privado que aplique la responsabilidad social empresarial lo hace en diferentes sentidos. El primero es en dirección del factor económico pues produce riqueza, empleo  y desarrollo en su país. También lo hace cuando cumple las disposiciones legales al garantizar el bienestar de sus trabajadores. Contribuye, además,  cuando cumple sus obligaciones éticas con sus clientes, inversionistas, proveedores y vecinos. Pero sobre todo apunta en dirección al aporte positivo cuando optimiza el uso de los recursos naturales, ayudando a solucionar los conflictos derivados de su actividad y se compromete con el bienestar y el progreso de la sociedad por y para la cual trabaja.



La inversión con fines sociales y el cuidado y protección del medio ambiente son los puntos más importantes y estratégicos de la política de responsabilidad de una organización empresarial. Ambos objetivos contribuyen a prevenir y solucionar los problemas que afrontamos en la actualidad. Desde el pasado las responsabilidades éticas y morales trazaron el camino del bienestar de los seres humanos y la naturaleza. La inversión empresarial que optimiza el buen uso de los recursos, se establece como uno de los intereses vitales orientados a promover el mantenimiento del equilibrio ecológico.

Muchas empresas en el mundo van a la delantera en cuestión de estrategias y campañas. Éstas empresas están invirtiendo en el uso adecuado del agua; recuperando áreas verdes; sustituyendo el uso del  carbón, para la generación energética, por materiales renovables; implementando la utilización de bolsas ecológicas, reduciendo el uso del plástico no biodegradable; fomentando el uso de productos reciclables;  contribuyendo a la preservación de especies en peligro de extinción; utilizando equipos que consumen menos energía; apoyando jornadas de limpiezas submarinas y de playas; generando espacios de capacitación para crear conciencia por el cuidado del entorno; construyendo edificios ecológicos; disminuyendo el impacto ambiental negativo con sus producciones, mediante evaluaciones constantes; entre muchas más estrategias y acciones que se desarrollan para mantener el equilibrio ecológico.

La economía, cada vez más globalizada, exige que el sector privado este en constante mejoramiento y progreso para ser más competitivo entre si, igualmente para promover un mundo más equitativo y saludable, donde se debe estar en la búsqueda de soluciones y enfoques que contribuyan a un mundo mejor en todo sentido, pero sobre todo en el sentido ambiental, el cual necesita de la ayuda y la cooperación de todos.

Iniciativas promovidas por la Organización de las Naciones Unidas, que involucran empresas privadas  en el desarrollo de diferentes retos sociales y medioambientales,  han tenido una respuesta global  favorable tanto en países industrializados como en países en vía de desarrollo. Muchas empresas en el mundo han incorporado en su desarrollo corporativo estrategias que propenden al manejo responsable de los recursos del planeta. Siguiendo los resultados de estas iniciativas, podemos observar que los beneficios se representan en la reducción en el consumo del agua, el ahorro de energía, la disminución en la generación de residuos sólidos, entre otras posibilidades que van encaminadas a mejorar las condiciones de vida de todas las especies que habitan el planeta.

Sin embargo, no solo el sector privado debe hacer una gestión responsable en el ámbito medioambiental, pues esta responsabilidad y contribución le corresponde igualmente al ciudadano consumidor. Lo efectos que arroje la colaboración de ambas partes incidirá de manera determinante en el futuro de nuestra sociedad y las próximas generaciones. En este sentido, los gobiernos deben desarrollar gestiones concretas, que se encaminen a generar acuerdos y convenios tanto en el sector privado como en el sector público, para desarrollar estrategias y acciones a través de campañas que incentiven y fortalezcan los principios de un consumo sostenible y adecuado de los recursos, acorde a las nuevas tendencias que implementan  los países más desarrollados.

De este modo, los grandes retos que deben asumir todos los países y la sociedad en su conjunto son los de modificar  y transformar los patrones de producción y consumo que se viven hoy en día, pues éstos son considerados insostenibles para el bienestar de la población en la actualidad y en un futuro próximo. La lucha por los temas ambiental y social es la contribución que las empresas deben implementar para estar a la delantera en cuestión de productividad y ser, al mismo tiempo, responsables. Por eso son indispensables los incentivos a las empresas por parte de los gobiernos al establecer estatutos y leyes que respalden las políticas empresariales. Las compañías verán los resultados reflejados en el  aumento  de sus ingresos y el mejoramiento de su clima organizacional y tendrán como producto final un acercamiento cada vez más visible en el progreso  de la calidad de vida de la sociedad.

Ya hay 1 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Emely
    18 ago 2009

    Es muy bueno la opino q pusiero sobre el medio ambiente y la manera de como cuidar es muy bueno ¡FELICITACIONES!

Dejar un Comentario