Refugios para sobrevivir a catástrofes o al apocalipsis

Al mejor estilo de películas de ciencia ficción y con un reflejo en el film 2012, en Estados Unidos se han comenzado a vender lugares en bunkers subterráneos para sobrevivir al apocalipsis o a distintas catástrofes naturales, como tormentas solares, erupciones volcánicas, grandes terremotos, o bien para protegerse del terrorismo nuclear y ataques químicos y bacteriológicos ¿Un puro negocio estadounidense o una solución ante los peligros y catástrofes inminentes? Os invito a ver de que se trata.

Al mejor estilo de películas de ciencia ficción y con un reflejo en el film 2012, en Estados Unidos se han comenzado a vender lugares en bunkers subterráneos para sobrevivir al apocalipsis o a distintas catástrofes naturales o sociales.

Quien haya visto el film 2012, la película donde la Tierra es víctima de las mayores tormentas solares, elevando la temperatura del núcleo de la Tierra y en la cual la misma se ve destruida coincidiendo en el tiempo que la profecía maya predijo, se puede dar una buena idea de lo que se trata esta venta de refugios para “estar a salvo” de los sucesos que puedan acabar con la vida de personas.

¿Ciencia ficción en la realidad? ¿Un negocio motivado por el miedo y temor de las personas? Me cuesta un poco englobar esta actividad lucrativa de una empresa estadounidense, pero lo cierto es que las catástrofes naturales se hacen notar  y causan pánico en las sociedades de todo el mundo, llevándose muchas vidas en su paso. Quizás en el afán de sentirse más protegidos o solo por curiosidad, muchos estén interesados en conocer lo que esta empresa vende.


Grupo Vivos es la empresa que ha desarrollado este proyecto de búnkeres subterráneos, y ya cuenta con varias solicitudes de personas interesadas en la adquisición de lugares en estos refugios.

Sobre el nombre de la empresa, un tanto fuerte, yo me pregunto si es apropiado o sensacionalista. Cualquiera fuese la respuesta, el toque dramático está presente y, con el nombre, la empresa da un mensaje claro y directo según sus creencias de lo que acontecerá en la Tierra.

Así mismo, con el lema “No podemos predecir el futuro, pero podemos prepararnos para él”, el sitio web del Grupo Vivos informa sobre estos refugios que estarán dispersos por todo Estados Unidos.

En total se venderán 4.000 lugares en 20 refugios antiatómicos de 200 lugares casa uno. Quien quiera reservar su refugio deberá desembolsar la módica suma de 50.000 dólares, en caso de niños el precio disminuye a la mitad y los animales de compañía pueden acceder de forma gratuita.

Los compradores de lugares en estos refugios tendrán asegurado, según afirma la empresa, alimentos, agua, ropa, medicamentos, comunicaciones e instalaciones muy confortables. Adicionalmente, desde la empresa manifiestan que “el gobierno se prepara para este tipo de eventualidad desde hace años y tiene refugios subterráneos, pero si usted no forma parte de la élite, no se beneficiará de ellos”. Un mensaje que queda haciendo eco en las personas y da que pensar.

Retomando los refugios de Grupo Vivos, os cuento que algunos de los bunkers son nuevos y otros tantos forman parte de antiguos refugios nucleares de la época de la Guerra Fría. Ambos son capaces de permanecer 500 horas bajo el agua, resistir temperaturas exteriores de 700 grados, vientos de 700 km/h y series de temblores de tierra de 10 grados en la escala de Richter.

En el portal de la empresa,  el cual da una bienvenida con un “Count down” hacia el apocalipsis que menciona el calendario maya, se puede informar más sobre estos refugios. Esta sutil cuenta regresiva invita a apuntarse a estos refugios. Y para los no creyentes a esto, Grupos Vivos asegura, sustentándose en las informaciones de la NASA, que si la humanidad pase dicho tiempo sin problema alguno, la Tierra no estará exenta a los peligros y catástrofes naturales (tormentas solares, erupciones volcánicas y grandes terremotos) o bien al terrorismo nuclear y ataques químicos y bacteriológicos.

Teniendo en cuenta lo mencionado recientemente y lo que la Tierra nos ha mostrado en estos últimos tiempos con los repetidos terremotos, aludes, tsunamis y demás, ¿Ustedes que opinan? ¿Un puro negocio estadounidense o una solución ante los peligros y catástrofes inminentes?