La relación entre el suicidio, el asma y la contaminación

La contaminación ambiental produce muchos efectos negativos en la Tierra y en las personas, produciendo enfermedades y, según dos recientes estudios realizados en Asia, incrementando el riesgo de suicidio. En este post nos adentraremos en estos estudios y en el papel de la calidad del aire (contaminación) en la relación entre el asma y el suicidio.

La relación entre el suicidio, el asma y la contaminación

La contaminación ambiental produce muchos efectos negativos en la Tierra y en las personas, produciendo enfermedades y, según dos recientes estudios realizados en Asia, incrementando el riesgo de suicidio.

Quizás parezca un poco extraño al principio pensar en que la contaminación aumenta el riesgo de suicidio, pero si se analiza detenidamente se puede comprender que la contaminación ambiental genera ciertas sensaciones y estados que agravan la situación de varias personas que, en una decisión extrema y límite, piensan en suicidarse.

Pero la contaminación no solo tiene su relación con el suicidio, también lo tiene con el asma, quien, a su vez, tiene vínculos con el suicidio. Esto es un triangulo peligroso que atenta contra la vida y calidad de vida de las personas. A continuación, nos adentramos en estos estudios que analizan las graves consecuencias que puede desencadenar la contaminación ambiental.

Un estudio realizado en Taiwán adjudicó al menos uno de cada 14 suicidios juveniles al asma, una enfermedad que afecta al 10% de los niños. Respecto esta afirmación, el doctor Wayne Katon, psiquiatra de la Universidad de Washington (que no participó del estudio),  manifestó que esto deja al descubierto otro efecto negativo de la contaminación.

Con estos estudios, por primera vez se analiza el papel de la calidad del aire en la relación entre el asma y el suicidio, conformando el triangulo que anteriormente hemos mencionado. Y es que el humo, el polvo, el smog y la contaminación en general, irritan las vías aéreas y empeoran el asma.

De esta forma, la contaminación ambiental agudiza al asma, el cual es una de las causas del suicidio. En cuanto a esto, Wayne Katon manifiesta que una posibilidad es que la pérdida y el deterioro de salud física genere sentimientos suicidas en una persona, siendo más evidente en aquellas personas que ya tengan una enfermedad crónica.

Así mismo, uno de los estudios realizados y analizados (que se encuentra publicado en American Journal of Psychiatry) se basó en el análisis de 4.000 suicidios en siete ciudades de Corea del Sur, dando como resultado que el incremento de la contaminación por partículas aumenta un 10% el riesgo de suicidio.

Otra de las conclusiones en relación al tema que nos compete es que “las personas que habían recibido tratamiento cardiovascular el año anterior al suicidio fueron más vulnerables a la contaminación, con un 19% más en riesgo de suicidarse.”

Otro estudio sobre el asma, realizado por el doctor Chian Jue Kuo, de la Universidad Nacional de Taiwan, también dejo ver la relevancia de los factores psicológicos. Es que aproximadamente entre 163.000 estudiantes secundarios con síntomas asmáticos, estudiados por 12 años, no reflejaron un gran aumento de las posibilidades de que éstos murieran por trastornos como el cáncer o las cardiopatías. En cambio, en dicho tiempo, los síntomas asmáticos duplicaron la tasa de suicidio. Esto se traduce en la afirmación que mencionamos en un primer momento: El asma habría inducido uno de cada 14 suicidios juveniles en Taiwán.

Para concluir, os dejo unas declaraciones de los autores de los informes:

  • “El suicidio es una consecuencia rara, pero trágica, y su relación con el asma reflejaría que el estrés mental es muy común.”
  • “El personal escolar, médico y la familia deberían recordar la necesidad de tomar medidas de prevención para mejorar la salud mental de los jóvenes, en especial aquellos con los síntomas más graves y persistentes de asma.”

Fuente: Yahoo noticias

Foto: Contaminacion ambiental por Surfercosmovision en Flickr

Dejar un Comentario