La energía solar alemana, más barata que la convencional

Pese a tener peores condiciones meteorológicas que España, la energía solar en Alemania ya es más barata que la producida con gas o carbón, que han dejado de ser rentables.

Hemos oído muchas veces que Alemania es el modelo económico en el que España debería fijarse para salir de la crisis. No sabemos si eso será cierto o no, pero si que deberíamos tomar al país germano como ejemplo de energías renovables, porque allí el desarrollo de la energía solar ha llegado al punto que es más barato producir energía solar que hacerlo a partir de combustibles fósiles. Mientras, en España la situación es diametralmente opuesta, y las políticas del gobierno no invitan a pensar en un cambio a corto plazo.

Si nos fijamos en los datos de RWE, la empresa energética más importante de Alemania, la producción eléctrica a partir de carbón y gas se ha reducido hasta representar solo el 6% del total. Cada vez es menos rentable -RWE asegura que el gas y el carbón han dejado de generar ganancias- y las empresas han empezado a abandonar los métodos contaminantes. Entre las consecuencias más inmediatas destacan por encima de todo la mejora del medio ambiente y la reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Este empuje de la energía solar alemana se explica por dos factores. El primero son las grandes inversiones en huertos solares gigantes de las principales empresas; el otro, y más importante, son los estímulos a los alemanes para que produzcan energía limpia, algo que no ocurre en España. Aproximadamente el 51% de la energía solar producida en Alemania la producen los particulares, que han sembrado de placas solares los techos de sus edificios o negocios, lo que también ha repercutido en el descenso del precio de la energía solar.

De momento, Alemania cuenta con unas instalaciones solares de 30 gigavatios, una cifra que se queda corta para el ministerio de Medio Ambiente germano, que quiere más y apuesta por lograr unas instalaciones de 60 gigavatios. Si todo sale como planean los responsables del medio ambiente alemán, los analistas afirman que en 2040, dentro 27 años, Alemania podría resolver todas sus necesidades energéticas únicamente con energías renovables. Su próximo objetivo es solucionar el tema del almacenamiento.

Mientras, el último borrador del Real Decreto sobre autoconsumo eléctrico enviado por el Gobierno a la Comisión Nacional de la Energía está bastante lejos de la situación alemana. El llamado “peaje de respaldo”, la ausencia de menciones hacia el balance neto y una puertas abierta a futuros impuestos por producir su propia energía son algunas de las principales críticas de los consumidores al decreto propuesto por el ejecutivo.

Fuente: Ison 21

Foto: Gray Watson