El cólera en el Perú

En el año 1991, el Perú fue flagelado con la enfermedad del cólera, epidemia que causó 2,909 víctimas, además de 322,562 sospechosos.

Fue en el año de 1991 que se descubrieron los primeros casos de la enfermedad del cólera en territorio peruano. Fueron tres ciudades costeras que de manera simultánea avisaron de un brote de la bacteria Vibrium Cholerae 01 toxígeno, Biotipo El Tor, serotipo Inaba. Así, Chancay, Chimbote y Piura confirmaron la presencia de una peste que duraría prácticamente una década en retirarse del Perú.

Si bien es cierto, el personal de salud del país tuvo una rápida capacitación y también una asistencia constante en la población y en los pacientes infectados, haciendo que las muertes por cólera durante los primeros cinco años se mantuvieran bajas, esta enfermedad azotó duramente al país durante la década de los 90s y lo convirtió en una zona catastrófica.

Además, era claro que se necesitaba saber qué tipo de tratamiento aplicar en diferentes casos, como por ejemplo en niños por lo que no solo se trataba de tener un sistema de información sino también de estructurar una manera de vigilar la epidemiología para poder controlar y seguir a las personas que ya presentaban síntomas como la diarrea.

Cabe destacar que esta enfermedad es diarreica, en realidad, es la más fuerte que se conoce. Si hacemos un poco de historia encontraremos que se dio por primera vez en la India, hace cientos de años pero no se expandió fuera de su territorio hasta el siglo 19, momento en que se dio la primera pandemia del cólera.



Así, la pandemia comenzó en la India, luego se extendió rápidamente a otras partes del mundo, y a pesar de las medidas que se implementaron para poder evitar su propagación, el cólera saltó obstáculos naturales y grandes distancias. De hecho, la epidemia que apareció en Perú en 1991 fue la séptima, ya que tuvo sus inicios en La India en el año de 1961 y que afectó a más de 100 países. Cuando llega a América Latina a finales de 1991, su primer puerto de desembarco fue el Perú.

De esta manera, el primer brote de esta enfermedad apareció en la costa, causado por la bacteria Vibrium Cholerae 01, biotipo El Tor, serotipo Inaba, aislada por primera vez en las ciudades de Chancay y Chimbote, el 23 y 29 de enero de dicho año. Luego, aparecería el serotipo Ogawa. Luego de estas apariciones, el cólera se esparció a otras urbanas y también rurales del país, pero sobre todo por toda la línea costera. Después, pasaría de la costa a la sierra peruana, es decir Cajamarca y Junín, llegando finalmente a selva, en los departamentos de Loreto y San Martín y a muchos otros países del continente americano. Para fines del primer año, ya se habían reportado más de 391,220 casos de cólera en 16 países del continente americano, siendo Perú, Ecuador y Colombia los países más afectados. De hecho durante, 1992 y 1993, el cólera epidémico el cólera siguió acechando al continente de manera intensa a toda América Latina.

Si enfocamos el tema hacia los pacientes, pues estos tuvieron una respuesta bastante buena frente al tratamiento y además, las donaciones de suministros y equipos médicos fueron dignas de elogio. En lo que respecta, a las actividades de salubridad básicas se donaron equipos e insumos para poder tratar el agua (principal vía de contaminación). Además, se adoptaron diferentes medidas ambientales como por ejemplo, la cloración del agua y la vigilancia de los sistemas existentes para abastecer de agua a las zonas urbanizadas y también la distribución de productos químicos para poder purificar esta en los hogares.

De hecho, este avance del cólera en el país peruano no solo afecto su economía sino también la economía de toda Sudamérica por lo que se puso en ejecución el Plan Operativo para el Desarrollo de Acciones de Lucha Contra el Cólera en las zonas que colindaban con Brasil. Además, también se hizo un Grupo Técnico Operacional para las otras zonas fronterizas entre Brasil, Colombia y Perú. Además, el 6 de diciembre de 1,998, se firmó la Declaración de Costa del Sol en el Salvador y se creó el Plan Regional de Inversiones en Ambiente y Salud (PIAS) que estaba coordinado por la Organización Panamericana de Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así, es importante aclarar que al presentarse esta epidemia en territorio peruano, el personal de salud recibió grandes lecciones sobre la forma de manejar de manera clínica y epidemiológica la enfermedad. Además, una articulación constante entre el sector salud, educación y comunidad es primordial para que la población haya podido sobrevivir al ataque. Esto se debe a que este es un problema que debe contar con diferentes actores, es decir desde el gobierno central, local, incluyendo a diferentes m, como el de educación, agricultura, economía y finanzas, salud, así como también instituciones privadas, organismos no gubernamentales y sobre todo las mismas comunidades organizadas a través de diferentes organizaciones de base, como comedores populares, entre otros.

El Perú, un país en vías de desarrollo en el continente sudamericano, con una población de aproximadamente 24 millones de habitantes y con una deuda externa que por esa época bordeaba los 2, 708 millones de dólares y además, le debía a la banca internacional 6, 440 millones dedolares, afrontó la enfermedad del cólera en sus peores condiciones económicas.

Hay que recalcar que para 1991 el 59% de la población total se encontraba en condiciones de pobreza extrema, el 53,7% de la población urbana en pobreza crítica; además, el área rural que era un 80,7% del territorio vivía bajo pobreza crítica un 90% de la población; por lo que en definitiva, Perú se volvió un país susceptible al cólera.