Cómo combatir el cambio climático

El cambio climático es un tema actual. Mucho se habla sobre sus efectos a corto y mediano plazo. Pero, ¿cómo combatirlo? Conozca qué es lo que puede hacer desde la comodidad de su casa, a través de consejos prácticos.

El cambio climático es un tema actual. Mucho se habla sobre sus efectos a corto y mediano plazo. Incluso, Hollywood le ha dedicado películas como el “Día después de mañana” y “Una verdad incómoda” que explican esta problemática –aunque no todas la toman con seriedad-.

Sin embargo, pocos conocen formas efectivas de ayudar al planeta en este momento de crisis. Tomando en cuenta esa premisa, la Universidad Católica del Perú inició la página Cambio Climático, un espacio dónde se encuentra información, bastante entendible, sobre los temas relacionados al calentamiento global y cómo prevenirlo. El objetivo de ese sitio como de Zona Catastrófica, es  es informar y sensibilizar a la ciudadanía sobre los impactos del cambio climático en el mundo. Para ello, se toma la opinión de expertos y especialistas en temas ambientales, estando siempre atentos a los aportes de nuevos conocimientos, artículos, entrevistas, informes, noticias y material multimedia.

En este artículo brindaremos consejos prácticos para contribuir a la conservación de nuestro medio ambiente. Pero estas recomendaciones se diferencian de las mayorías que abundan en Internet por ser realistas. Cualquier ciudadano anónimo puede hacer caso de las sugerencias de la página. Y lo que es mejor, parecen tan sencillas que provoca iniciar una campaña personal frente a la contaminación y mal gasto de energía.

Recomendaciones para la casa.

Todos aquellos que quieren ayudar al planeta en esos momentos difíciles y no saben qué hacer, deben tener en cuenta las siguientes sugerencias y tratar, en la medida de lo posible, de comunicarlas a familiares, amigos y vecinos. Solo de esta manera se sabrá cómo abordar el asunto.

Desde casa se puede evitar el uso excesivo de energía eléctrica y de recursos. Por ejemplo, si se utiliza siempre focos ahorradores –en lugar de los normales- , se consume un 80 por ciento menos de energía. Además, estos focos duran ocho veces más que los normales. En el caso de los aparatos eléctricos son muchas los puntos que se deben tomar en cuenta. Para empezar no utilice electrodomésticos a pilas, como maquinas de afeitar y cepillos de dientes, porque consumen más energía que los eléctricos. Si solo tiene acceso a un electrodoméstico a pilas, al menos intente cargarlo de forma correcta. Desenchúfelo tan pronto como se recargue la pila. Luego, utilícelo hasta que se desgaste y deséchelo correctamente cuando no funcione más.

En cuanto a las lavadoras de ropa, se recomienda que se junte todas las prendas que pueda. De esta manera se usa el electrodoméstico al máximo de su capacidad y no se desperdicia energía. Luego de lavar tu ropa, seca las prendas en cordeles o colgadores al aire libre. Trata de no emplear una secadora, pues este es el electrodoméstico que más energía consume.

Las refrigeradoras también necesitan de mucha atención. Colócala en un lugar fresco, lejos de una fuente de calor como la cocina o el horno, y consumirá menos energía. Si tienes una refrigeradora con congelador que hace escarcha, jamás debes que la capa de hielo tenga más de tres milímetros de espesor, pues hacer trabajar al electrodoméstico de manera excesiva. Recuerda abrir las puertas de la refrigeradora y del congelador el menor tiempo posible y verifica que cierren bien. Y no obstruyas la ventilación de las rejillas de la parte trasera de la refrigeradora. Ellas deben estar limpias de polvo.

Finalmente, no olvide desenchufar todos los aparatos eléctricos que tenga en casa cuando no los esté usando. Lo recomendable es desconectar el cable de los tomacorrientes cuando no utilices la computadora, el equipo de música o el televisor. Pues aunque no lo parezcan, artículos como secadoras de pelo, cargadores de celular y televisores usan consumiendo energía, pese a no estar encendidos.

También recuerda que debes buscar calidad cuando compras un aparato nuevo. Los productos de buena calidad duran más y con su compra se protege a los recursos naturales y se reduce el tráfico de mercancías.

Energía Eólica – Una alternativa de ahorro de energía

Recomendaciones para la cocina.

Para empezar, y si aún no cuenta con una cocina, prefiera una a gas que una eléctrica. Pues las primeras consumen menos energía. Ahora, si es que cuentas con una cocina eléctrica, apague los fuegos o el horno cuando esté caliente y deje que la comida se termine de cocinar sin gastar electricidad.

Al momento de cocinar, prefiera una olla a presión que una normal. La comida se cocina en menos tiempo y gastas menos energía cuando se cocina de esta manera. Procure mantener limpios los quemadores de la cocina, pues cuando no se les hace mantenimiento consumen hasta un 10 por ciento más de gas.

Cuando quede comida, luego de una cena, deje que se enfríe antes de meterla en la refrigeradora, de esta forma ahorrará consumo en su cuenta de electricidad y colaborará con el ahorro de energía.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la ganadería es responsable de alrededor del 18 por ciento del total de emisiones de gases de efecto invernadero. Esta excesiva producción de agentes contaminantes se debe a las enormes cantidades de energía consumida durante la producción de fertilizantes, la tala de bosques tropicales para los pastos y las cosechas de soja y, por último, los enormes volúmenes de metano producido por el ganado vacuno. Para prevenir tanta contaminación, se recomienda consumir la menor cantidad posible de carne. Esta dieta también resulta ser buena para la salud.

A nadie le gusta comer su cena fría, pero si quiere calentarla no use una cocina. En ese caso es más eficiente utilizar el microondas. Y al momento de calentar agua, no utilice una tetera varias veces al día. Es mejor un termo, pues mantiene el agua caliente por bastantes horas.

Cuando cocine o hierva agua, siempre tape las ollas y gastará menos gas.

Compre comida fresca en lugar de congelada. Pues la última usa 10 veces más energía para prepararse.

La comida cultivada y producida localmente, es otra alternativa. Con su compra no solo ayudará a ahorrar combustible, sino que mantendrá el dinero en su localidad.

Cuando vaya de compras al mercado, utilice una bolsa de tela o una canasta. Recuerde, las bolsas de plástico no son biodegradables.

En cuanto al agua

El agua también juega un rol importante en la actualidad, debido a que se pronostica su escasez en un futuro cercano. Por ello, no te olvides de cerrar el caño mientras te cepillas los dientes y solo vuelve a abrirlo para enjuagarte. Puedes hacer lo mismo mientras te enjabonas en la ducha.

Es preferible bañarse en una ducha que en una tina, pues se desperdicia menos agua.

Revise las instalaciones de agua de tu casa para comprobar que no haya fugas ni goteos. Un inodoro malogrado puede desperdiciar hasta 200 mil litros de agua en un año.

Cuando compre agua envasada, prefiera siempre una botella grande en vez de la misma cantidad de envases pequeños.

Recomendaciones generales

Las siguientes son las medidas más sencillas para tener en cuenta, si se quiere combatir la contaminación. Pero cualquier ayuda, es siempre buena para el medio ambiente:

Es importante que apague todas las luces cuando sale de una habitación. Si no las necesita encendía, ¿para qué gastar esa energía de más?

Compre productos de papel reciclado. Pueden ser un poco más caros, pero a medida que su consumo crezca, se abaratarán los costos. Mientras tanto recuerde que se necesita de 70 a 90 por ciento menos energía para elaborar papel reciclado y este previene la pérdida de bosques alrededor del mundo.

Plante un árbol siempre que pueda. Un solo árbol absorberá una tonelada de dióxido de carbono a lo largo de su vida. Además, la sombra de los árboles también puede reducir las cuentas de aire acondicionado en un 10 a 15 por ciento.

Produzca menos basura reciclando papel, latas, vidrio y plásticos. Busque depósitos especiales dónde colocarlos, para que al mismo tiempo financie obras de bien social.