Basura electrónica, gran amenaza para el medio ambiente

La Organización de las Naciones Unidas, por medio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ha emitido un informe en Indonesia donde destaca que el desecho de aparatos electrónicos, como ordenadores y teléfonos celulares, representan una gran amenaza para el medio ambiente y la salud pública.

La Organización de las Naciones Unidas, por medio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ha emitido un informe en Indonesia donde destaca que el desecho de aparatos electrónicos, como ordenadores y teléfonos celulares, representan una gran amenaza para el medio ambiente y la salud pública.

Basura electronica

Basura electronica

La organización instó a una rápida toma de medidas contra este gran problema, que se evidencia mayormente en países emergentes como China, Brasil e India. Así mismo, el informe realizado prevé serias consecuencias en esta década por la enorme cantidad de desechos peligrosos y tóxicos, los cuales se potencian por la inexistencia de medidas que regulen el desecho de la e-basura en muchos países del mundo.

Como dato alarmante, PNUMA estima que en el correr del presente año se producirán cerca de 40 millones de toneladas de basura electrónica, conformada por restos de ordenadores, impresoras, móviles, cámaras, reproductores de música, entre algunos más. Una cifra sumamente elevada que requiere de acciones urgentes para contrarrestar los efectos prejudiciales que tendrá en el medio ambiente.


Otro número elevado es el que refleja lo que países como China generará de basura electrónica en los próximos 10 años. En este tiempo se calcula que China, al igual que India, aumentaran en torno al 400 y 500 por ciento su basura electrónica.

Este tipo de basura es muy peligroso. Los ordenadores u otros aparatos similares contienen dispositivos electrónicos conformados por metales, siendo alguno de dichos metales sumamente tóxicos. Esta toxicidad se potencia por la actual forma de desechado de los mismos. Por ejemplo China, incinera la basura electrónica en vertederos, produciendo una emisión de gases venenosos al aire.

El informe mencionado apunta a la adopción de nuevas regulaciones para asegurar que este tipo de basura se recicle de una correcta manera, y también sugiere enviar los componentes especialmente peligrosos, como los circuitos integrados y las pilas, a países industrializados con capacidad para procesarlos adecuadamente. Claro que esto no será muy fácilmente aceptado.

Y si bien en el informe PNUMA es consciente que el desarrollar programas de reciclaje de la basura electrónica es complejo en países en vías de desarrollo, aboga a esto por medio de la ayuda de toda la comunidad internacional. Y sinceramente sin un compromiso mundial, mucho serán los perjuicios que el medio ambiente sufrirá por este tipo de basura que crece día a día con el avance incesante de las nuevas tecnologías. Un  grave daño que se trasladará a todas las personas que habitamos en la Tierra.